Un mismo amor

Alberto Híjar Serrano
 
 
Sin conocerlo, ni citarlo, el Manifiesto Antropófago (São Paulo, 1928) da sentido estético a la obra de Gerardo Cantú exhibida en el Museo Mural Diego Rivera con el título Un mismo amor. Vivencias y videncias. Entre las frases desparramadas con pertinencia acompañando a los cuadros, hay una destacada en rojo en el tríptico que sustituye al catálogo: “con Cantú llegamos a los desfiguros del amor, pero amor todavía y quizá más sincero y más alto que el que los románticos exaltaron en su momento”, dice Ida Rodríguez. Dibujos, bocetos, grabados en metal, litografías y pinturas, dan cuenta de todo lo que ha alimentado sesenta años de trabajo y construcción de relaciones sociales para apropiarse y enriquecer la propia persona. Continuar Leyendo →