siqueriostresnombres01

Los tres nombres de Siqueiros

Posted on 27 marzo, 2017

Guillermina Guadarrama Peña
 
 
David Alfaro Siqueiros se llamaba en realidad José de Jesús David.[1] No era inusual porque en el siglo XIX se les daba a los hijos más de dos nombres, incluso llegaban a ser seis o siete. Fue bautizado en la iglesia de San José el 11 de enero de 1897 cerca del domicilio que está anotado en su acta de bautismo, Arcos de Belén núm. 30, dónde en la actualidad se encuentra una tienda de muebles de marca conocida. En esos años era costumbre llevarlos sólo a la pila bautismal, pero Raquel Tibol aseguró en un artículo que publicó en la revista Proceso que sí existe el acta de nacimiento, pero en Irapuato, Guanajuato, donde fue registrado a la edad de 3 años, supuestamente por sus abuelos, pero no mostró imagen. Es posible que así haya sido, porque al fallecer su madre después de dar a luz a su hermano Jesús Mario Luis Francisco, el padre llevó a su hermana María de la Luz, José de Jesús David y el recién nacido con sus abuelos paternos que vivían en esa ciudad. Pero al parecer ese tercer nombre no está en su acta civil.
 
 
En sus inicios como artista le llamaban Pepe Alfaro. La poeta Graciela Amador, su primera esposa, escribió un artículo en la revista Hoy que tituló “Cuando Siqueiros era Pepe Alfaro”, donde narra que ella le puso David porque le parecía como la escultura de Miguel Ángel aunque, de acuerdo con su acta de bautismo, ése era su tercer nombre. Siqueiros empezó a usar sólo su primer nombre tras su regreso de Europa, dónde había vivido desde 1919 como parte del equipo de cultura de la Embajada de México en España.
 
 
En cuanto a su apellido, en esos años firmaba sus obras como Alfaro, tal como se puede ver en Campesinos, ca. 1913, su obra más conocida pintada en Barbizón, la primera Escuela de Pintura al Aire Libre, en el Retrato de Carlos Orozco Romero y en un boceto que supuestamente era para un mural de la entonces Escuela Nacional Preparatoria, donde dibujó a tres jinetes junto a un José María Morelos cabalgando con la anotación “sketch para la decoración de un muro de la escuela chica (sic) de la preparatoria que mide 40 metros”, aunque en esta obra su primera firma es Alfaro tiene un trazo en la parte inferior con su firma posterior: Alfaro Siqueiros, lo cual hacía desde 1922. Finalmente, sólo dejó el segundo.
 
 

siqueriostresnombres02

David Alfaro Siqueiros, boceto para mural, ca. 1920.

Otro dato erróneo que se ha repetido hasta el infinito es sobre su lugar de nacimiento, confusión a la que el mismo artista contribuyó. Se afirmaba que había nacido en Santa Rosalía, hoy ciudad Camargo, Chihuahua, pero los datos acerca de la boda de sus padres y su acta de bautismo dan otras referencias. Sus padres de casaron en 1894 en la iglesia de San Antonio de las Huertas ubicada en San Cosme, ciudad de México. En el acta de matrimonio se indica que Teresa Siqueiros vivía en Ciudad de México antes de casarse, “vecina de esta demarcación”. Por su parte su padre, Cipriano Alfaro trabajaba en esta ciudad con la familia Amor Escandón. En su acta de bautismo indica que José de Jesús David nació el 29 de diciembre de 1896 y fue bautizado el 11 de enero del año siguiente, periodo durante el cual resulta inverosímil viajar desde ese estado del norte para ser bautizado en el centro del país ya que tenía doce días de nacido, un viaje muy largo y difícil en esa época, sobre todo para una mujer que recién había parido.
 
 
¿Cuál fue la razón de sostener esa mentira hasta su muerte? Angélica Arenal, tercera y última esposa de David, escribió lo anterior con base en lo que seguramente le escuchó decir a su esposo: que los Siqueiros era una familia muy antigua de Chihuahua y que en ella había músicos, poetas, actores, aventureros románticos, bohemios. Ella misma aseguraba que “por las anécdotas que se platican de los Siqueiros, y sobre todo cuando se les conoce en persona, se percibe que los rasgos fundamentales del carácter de Teresa Siqueiros, y los que ésta a su vez le trasmitiera a su hijo, los heredó de esta familia de artistas”.[2]
 
 
Lo anterior permite que la percepción sea que la familia materna era más liberal que la paterna. Un padre que, de acuerdo con sus memorias, era miembro de la ultraconservadora asociación de los Caballeros de Colón, obligaba a sus hijos a asistir dos veces a misa cada domingo y cumplir con los preceptos de la Iglesia. A lo anterior se sumó que don Cipriano Alfaro se casó en segundas nupcias en 1913, ocho años después de quedar viudo, dato que nunca mencionó el artista en su biografía, quién en esa fecha tenía 17 años y estudiaba en Barbizón, lugar dónde se quedaba por días según rememoró en su biografía, Me llamaban El coronelazo. Poco después se escapó de su casa para irse al puerto de Veracruz, posteriormente se unió al Ejército Constitucionalista en un batallón comandado por el general Manuel M. Diéguez. De acuerdo con sus notas, la idea era separarse de la conservadora autoridad paterna.
 
 
Su camino fue adoptar una ideología opuesta a la del padre, y de liberal pasó muy pronto a ser un activo militante comunista. Quizá por las mismas razones adoptó como firma de su producción artística el apellido Siqueiros, y no Alfaro, como había firmado sus obras primarias, a partir de 1922, cuando ingresó al Partido Comunista, formó el Sindicato de Obreros Técnicos, Pintores y Escultores y emitió el manifiesto de ese organismo.
 
 
Eso también puede explicar por qué durante toda su vida, o al menos desde que empezó a ser conocido, afirmó haber nacido en Chihuahua. Sólo queda por descifrar la razón de que eligiera Santa Rosalía de Camargo y no la ciudad de Chihuahua, de donde es originaria su madre, o de Meoqui, municipio donde nació su abuela materna, a dos horas de la capital del estado. Por los comentarios de Angélica Arenal en su libro Hojas sueltas con Siqueiros, las familias Siqueiros se frecuentaban, pero no se menciona que hayan hecho lo mismo con las familias Alfaro de Irapuato, que eran muchas porque don Antonio Alfaro se casó tres veces y tuvo muchos hijos.
 
 
 
 

[1] Registro de bautismo núm. 893. “Hijo legítimo de Cripriano Alfaro y Teresa Siqueiros de Alfaro, vecinos de Arcos de Belén”. Sus padrinos fueron José María Covarrubias y María Cortés. Abuelos maternos: Felipe Siqueiros y María de la Luz Feldman.

[2] Angélica Arenal, “Una fotografía en las manos de Alfaro Siqueiros” Siempre, 26 de enero de 1966.

Escribe el primer comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *