LIBERTAD DE EXPRESIÓN

Repudiar la represión

Posted on 14 mayo, 2015

Cristina Híjar González
 
 
La noche del viernes 8 de mayo de 2015 se inauguró la exposición colectiva Repudiar la represión en la casa de la Unión de Vecinos y Damnificados 19 de septiembre (UVyD) en la calle Jalapa 213, col. Roma, ciudad de México. Esta muestra se integra a las actividades de conmemoración por los 30 años, no de los sismos, sino de la organización y solidaridad ciudadana que derivaron de la tragedia. Bien sabe la UVyD de todo esto en su lucha constante por el derecho a la vivienda digna, ahora extendida a labores culturales importantes para beneficio del barrio. La sede alberga talleres artísticos, y la Galería Frida Kahlo fue insuficiente para exhibir las 49 obras gráficas que integran la exposición que hubo de ocupar todos los espacios de la casa.
 
 
Repudiar la represión nace de una iniciativa colectiva para homenajear el histórico grabado de Adolfo Mexiac Libertad de expresión, realizado en 1954 en alusión al golpe de Estado, promovido y financiado por la United Fruit, al gobierno democrático de Jacobo Arbenz en Guatemala. Sesenta años después la imagen de Mexiac sigue circulando actualizada en las luchas y resistencias presentes. A ello aludió Alberto Híjar al destacar la trascendencia de este símbolo que “ha ganado el anonimato gracias a su poder significante”. La convocatoria rebasó toda expectativa para incluir desde a productores gráficos ex miembros de los grupos de los setenta como Mauricio Gómez Morín, Arnulfo Aquino y Jorge Pérez Vega; aquellos de larga trayectoria de trabajo colectivo como Iseo Noyola, Antonio Valverde, Eduardo Juárez y Rama, hasta jóvenes grabadores insertos en espacios y talleres de producción actuales como la ejemplar Escuela de Cultura Popular Mártires del 68 y el Taller La Imagen del Rinoceronte, los únicos que presentan sus piezas no enmarcadas sino sobre cartón y con un feo plástico cubriéndolas, lo cual es una lástima para el conjunto de la exposición y para las obras gráficas mismas.
 
 
En diciembre pasado se exhibió por primera vez en la Casona Spencer en Cuernavaca, de ahí pasó a la Universidad Autónoma Metropolitana-Azcapotzalco y después a la Presidencia Municipal de Ixtenco en Tlaxcala gracias a la labor de algunos involucrados, como Iseo Noyola y Andrea Narno, que entienden bien que realizar una exposición de estas características no se reduce a entregar la obra participante sino que implica el traslado, el montaje, la elaboración de cédulas y material acompañante. La colaboración comprometida de Elsa Estrada y Álvaro Angoa, trabajadores de la cultura y miembros del Taller de Construcción del Socialismo, resultó fundamental.
 
 
Muchas de las obras gráficas retoman la imagen original de Mexiac resignificándola, otras refieren a las demandas históricas y vigentes como la libertad de expresión, la exigencia por la libertad de los presos políticos, las luchas por los recursos naturales, por la paz, la justicia y la dignidad con la ineludible referencia al movimiento zapatista, a las luchas obreras y campesinas o a los 43 normalistas. La violencia del poder transnacional, la agudización de la violencia del Estado mexicano requieren ser denunciadas y visibilizadas todo el tiempo, de igual manera que las resistencias a las que dan lugar a lo largo y ancho de todo el mundo, como bien apuntó Graciela Mijares que recordó que la UVyD suscribe la Sexta Declaración de la Selva Lacandona, exige la aparición con vida de los 43 y la libertad de los presos políticos. No es casual, pues, que el histórico grabado de Mexiac aparezca desde el movimiento estudiantil del 68, las luchas obreras como la del SME y ahora en Australia, Europa, Norteamérica en la solidaridad internacionalista con Ayotzinapa y México.
 
 
Las 49 piezas conforman una excelente muestra gráfica con formatos en su mayoría uniformes y de técnicas variadas, desde el linóleo hasta la gráfica digital; las composiciones y resoluciones son muy ricas dando cuenta de las distintas miradas motivadas hoy por la imagen de Mexiac, miradas y posturas con sentido histórico, como señala el texto firmado por Patricia Salas, Alberto Híjar, Iseo Noyola y Oscar Menéndez reproducido en el muy bien hecho tríptico elaborado por la UVyD-19.
 
 
Seguramente ante la contundente calidad de Repudiar la represión, ésta continuará exhibiéndose. Sería lo deseable, no sólo por la posibilidad de extender a públicos diversos la vigencia de la tradición gráfica combativa y comprometida sino también por lo que esta iniciativa independiente muestra en términos de posibilidad de organización y convocatoria exitosas entre el gremio artístico. Una probadita de la exposición se encuentra en la página en Facebook del mismo nombre.
 
 
Alberto Híjar señaló que uno de los objetivos en construcción es generar un colectivo de artistas en campaña permanente; muchos de los promotores y participantes ya lo están, en tiempos infames no podría ser de otro modo; mientras tanto, la imagen de Mexiac, patrimonio de todos, seguirá volando.
 
 
Imágenes
 
Adolfo Mexiac, Libertad de expresión, 1954.
 
Repudiar la represión, exposición colectiva en la casa de la Unión de Vecinos y Damnificados 19 de Septiembre, ciudad de México, mayo de 2015.
 
 

Escribe el primer comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *