inauguviiencuentro

Inauguración del VII Encuentro de Investigación y Documentación de Artes Visuales

Posted on 6 noviembre, 2017

Carlos Guevara Meza
 
 
Leído en el Aula Magna, Cenart, Ciudad de México, el 18 de octubre de 2017
 
 
Muy buenos días.
 
 
En nombre del Centro Nacional de Investigación, Documentación e Información de Artes Plásticas (Cenidiap) es un honor para mí darles la bienvenida a este VII Encuentro de Investigación y Documentación de Artes Visuales. Agradezco mucho la presencia de las autoridades del Centro Nacional de las Artes (Cenart) y de la Subdirección General de Educación e Investigación Artísticas (SGEIA) del Instituto Nacional de Bellas Artes (INBA) que nos acompañan, así como la participación de ponentes y del público que está con nosotros, tanto aquí en el Aula Magna del Cenart como a través de Internet.
 
 
Quiero agradecer en lo particular los apoyos del INBA y del Cenart para la realización de este evento, así como al Comité Organizador que ha hecho un magnífico trabajo académico para la delimitación de un tema de innegable actualidad y sin duda muy polémico. Quiero agradecer también, específicamente, a Ricardo Calderón, director general del Cenart, y a Sergio Rommel Alfonso, subdirector general de Educación e Investigación Artísticas del INBA, por el apoyo brindado especialmente en estas últimas semanas de emergencia a raíz del sismo del 19 de septiembre, cuando estuvimos a punto de cancelar el evento por la situación.
 
 
Me permito hacer un reconocimiento público a todo mi equipo que, a pesar de la emergencia y en medio de condiciones que distan mucho del ideal, realizó su mayor esfuerzo para que este encuentro pudiera realizarse una vez tomada la decisión de continuar, especialmente a Virginia García, coordinadora de Difusión y su equipo, y al administrador del Cenidiap, Abraham Briseño y su personal. También a las autoridades y técnicos del Cenart que nos brindaron todas las facilidades a pesar de la difícil situación, y a la SGEIA, especialmente al equipo del área de Difusión. Su esfuerzo, su compañerismo, su afecto, es algo que recordaremos siempre.
 
 
Los debates académicos, como éste al que hemos convocado, parecen perder densidad y hasta sentido cuando nos enfrentamos a las urgencias de la vida, de vida y muerte, como la tragedia que hemos vivido en estas últimas semanas. Pero creo que los que estamos aquí hemos venido (o nos hemos conectado) no tanto, o no sólo, por recuperar una normalidad tranquilizadora en medio de las angustias y los temores del momento (algo completamente aceptable en mi opinión), sino también, en especial quizá, porque compartimos la certeza de que la reflexión y la crítica son elementos necesarios para que una sociedad, que cambia inevitablemente, pueda crecer, mejorar, para luchar porque ese cambio no sea para peor.
 
 

encuentro

Inauguración del VII Encuentro de Investigación y Documentación de Artes Visuales. La vorágine de las imágenes.

En estos días nos vimos arrebatados, efectivamente, por una vorágine de informaciones y de imágenes a través de los medios y de las redes sociales, que nos condujeron hacia la acción solidaria, pero también nos provocaron temor, angustia, tristeza, impotencia, enojo, odio, indignación, no siempre justificados por cuanto parte de esos contenidos resultaron cuando menos engañosos o exagerados, y en algunos casos decididamente falsos. Por supuesto, mucho era verdad, y su difusión permitió combatir la invisibilización promovida por actores interesados en ocultar tragedias evitables. Esto ha sido muestra del increíble potencial de movilización social, quizás incluso política, que tienen estos medios y sus contenidos, así como de su capacidad de desorientación, de generación de situaciones estéticas (por cuanto afectan a nuestras sensaciones y sentimientos) avasallantes al grado de suspender nuestras capacidades reflexivas y de acción, e incluso de producción voluntaria, por parte de instancias de poder, de incertidumbres paralizadoras. Ello merece, exige, una reflexión y una crítica profundas, sin concesiones, que sin duda tendría que llegar a la raíz de un sistema que ha mostrado muchas fallas y un profundo desapego por el valor de la vida.
 
 
Todas las participaciones fueron escritas y entregadas antes de esta situación, pero estoy seguro que, sin dejar de lado los importantes temas propuestos originalmente, ponentes y público encontrarán tiempo para pensar sobre esto, así como estoy convencido de que ambas cosas, los temas originales y las urgencias del momento, tendrán de por sí muchos elementos en común; habrá vasos comunicantes entre situaciones que, al menos como hipótesis, no son simplemente arbitrarias o coyunturales.
 
 
Sin olvidar de ninguna manera a quienes nos faltan, lo que nos falta y lo que nos espera, démonos un pequeño respiro para estar sentados aquí durante estos tres días para pensar y sentir juntos, acompañados de los demás, sobre todo esto que hemos vivido y desde hace tiempo. No es una mera distracción y no será en balde.
 
 
Espero de todo corazón que quienes se hayan aquí reunidos no hayan sufrido percances o pérdidas que lamentar, y en nombre de la comunidad del Cenidiap expreso nuestra más profunda solidaridad y afecto con quienes se vieron afectados de cualquier manera.
 
 
Muchas gracias.
 
 
 
 

Escribe el primer comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *