Pensamiento silencioso

Posted on 25 noviembre, 2014

Olga Margarita Dávila García[1]
 
 
José Luis Landet toma como base que la gráfica nace del dibujo; de manera directa conecta está condición como una posibilidad de forma de pensamiento. Para él la exposición es un laboratorio en el que por medio de un dispositivo de interacción con la audiencia se expone de manera directa la creación continua, en vivo, como objeto de experiencia-investigación-comprobación.
 
 
De aquí se plantea otra apuesta de Landet: la participación; la obra de arte existe porque se hace con el otro a manera de plataforma democrática. Este entendimiento preferencia el vínculo de conectividad más allá del objeto resultante. Y esto es así porque el diseño del dispositivo de participación social es dos cosas: un mecanismo de alteración cerebral y una mirada sobre el otro.
 
 
Ambos asuntos suceden por medio de la tecnología de la imagen. Las cámaras del dispositivo de participación, usadas originalmente para la vigilancia, en esta ocasión son un mecanismo de mirada artística; la operación deconstruye el significado de supraobservación ejercido por el poder para devolverlo a la mirada sencilla del otro.
 
 
El participante no ve directamente lo que sus manos hacen, sino por medio de la cámara; de esta manera se altera la mirada egocéntrica para conectarse con el otro. Ahí radica la magia profunda de esta obra.
 
 
Otra obra plantea una causa artística para el azar: un entarimado de madera y plástico que deja gotear, a libre caída, pintura negra sobre papel. Aquí reside el bucle de conceptos que cierran el pensamiento silencioso de la propuesta de José Luis. La presencia de la serendipia, del ordenamiento causal del universo, al hacerse fuerza artística arroja la energía cohesiva del cosmos como un ente organizativo para el nuevo orden mundial.

Junto con el dispositivo de creación social y la causa artística para el azar, a manera de documentos de referencia, de exploración, se exhiben dibujos realizados en otros laboratorios que José Luis ha realizado en Perú y Argentina, así como un dibujo a gran escala hecho con tinta sobre el muro.
 
 
¿Qué más vitalidad podemos pedir?
 



[1] Coordinadora de artes visuales de la de Secretaría de Cultura de Coahuila.

Escribe el primer comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *