felipe-ehrenberg

Resistir por la vida

Posted on 26 mayo, 2017

Alberto Híjar Serrano
 
 
De estar Felipe Ehrenberg (1943-2017), hubiéramos comentado la resistencia contra la “verdad histórica” del Estado por medio de consignas, textos y gráfica en movimiento constante no sólo en México y Estados Unidos, sino en Europa y otros lugares lejanos. La raíz rural y popular de los familiares de Ayotzinapa se encuentra con la lucidez intelectual libertaria y da lugar a un saber de alto impacto mundial contra la corrupción del capitalismo tardío.
 
 
ehrenberg-4

Pero fracasamos en el campo artístico al tratar de emular lo hecho por Felipe desde la década de 1960, el valor de su directorio y sus relaciones constructoras de proyectos, como Beau Gest Press, homenajeada hace unos meses en Bordeaux, donde se encontraron los sobrevivientes de la fabricación de libros artesanales, cuando Felipe refugió en Londres el empeño que hiciera de Xico, Veracruz, capital de ediciones recuperadoras del artesanado precapitalista para transformarlo en anticapitalista por su desprecio a las marcas y los registros característicos de la industria editorial. Todo esto, mi querido Felipe, debiera hacer de cada normal rural un lugar de amplia producción comunitaria.
 
 
codex-arte-correo

El Frente Mexicano de Trabajadores de la Cultura hubiera sido imposible sin los directorios y archivos de Felipe. La representación ganada por “los grupos” en la X Bienal de Jóvenes en París resultó la más importante del evento, por lo que la exposición de nuestros trabajos siguió luego de él. América en la Mira resultó el primer proyecto internacional famoso de arte-correo. No cesa de llorar Araceli Zúñiga al lado de César Espinosa, por no haber entregado a tiempo y de mano a mano, el lujoso libro-catálogo de 700 páginas de las diez bienales de arte-correo, editado por el Museo del Chopo. En los agradecimientos se informa que sin Felipe nada de esto existiera. Pero no lo hemos podido actualizar.
 
 
Ahora resultan maestros y discípulos por todos lados. Ya hubiera querido Goeritz un discípulo como Felipe, porque el suyo es todo lo contrario y se firma Sebastián. Mejor precisar lo autodidacta y políglota para apropiarse de culturas muy diversas, todas orientadas por un ímpetu libertario desarrollado en Tepito, en Xico, en la huelga de la basura en Londres, en el 68, en el Salón Independiente donde el Estudiante acribillado de madera, lámina y colores contrastados intervenidos con brillantes estoperoles a manera de balazos, dice atrás “pinche salón” como indignación intima por el miedo de los colegas a la independencia. Para el segundo Salón, el envío de 40 tarjetas postales que llegaron a tiempo como prueba de que la censura no es invencible, fueron dispuestas para formar una mujer ofreciendo su pecho y un balón de futbol con motivo del Mundial México 70. Un par de guapas estudiantes de arte ayudó al montaje con el imprevisto de mi narración en vivo, celebrada como participación de un curita buena onda.
 
 
ehrenberg-mexico-70

Mejor reivindicar a Max Kerlow, investigador práctico, actor famoso por hacerla de muerto en una película, impulsor de artesanos y artistas, como maestro emblemático de Felipe por lo que tiene de promotor cultural libertario, de interesado en el artesanado como modo de producción que hizo de su puesto en el Callejón de la Amargura, atrás del Bazar del Sábado en San Ángel, un sitio de objetos asombrosos que condujeron a Felipe a Pahuatlán para conocer el papel amate de San Pablito.
 
 
(Telefonea Alfredo Arcos desde Ciudad Nezahualcóyotl, Nezayork, el inspirador de ENTE —El norte también existe—, que me hizo escribir el Manifiesto Postculero que se presentará en la Pulquería Los Insurgentes la noche del 15 de junio, gracias al trabajo constante de Carlos Martínez Rentería, héroe de la contracultura, editor de dos libros sobre el importante sitio cultural en la avenida del mismo nombre infestada de marcas trasnacionales. En ellos, Felipe posa para las fotos y participa del buen vivir, que de eso se trata el trabajo fecundo y creador).
 
 
ehrenberg-estudiante-acribillado

Duró un rato Felipe de agregado cultural en Brasil y vaya que aprovechó el tiempo. Procede terminar con un texto difundido ahora por una compañera que lo conoció en la deácada de 1970 en las reuniones en la cochera de papá y mamá Ehrenberg por los rumbos de San Ángel. Desde São Paulo en 2014, dice Felipe para quien quiera algo de él:
 
 

¿Que me la paso hablando mal de México? Mentira. En cuanto lugar he vivido a lo largo de mi vida, me he asumido portavoz del país donde nací y crecí. Como tal, nunca he mentido. Celebro todo lo bueno y a veces critico. Critico a mi clase media, que en el codicioso y mezquino conflicto que sostiene en su interior se trifurca PRI/PAN/PRD, contrincantes que se malabarean el poder… Es la gente que despedaza nuestro país. Critico a los malos ciudadanos de la clase media, los que ignoran y desdeñan al México profundo y eterno, los que se parapetan en sus guetos urbanos para emular con descaro el american way of life. Amnésicos, ignorantes, racistas, naufragan en su perplejidad identitaria y nos arrastran hacia los arrecifes de la chingada. Es la gente que despedaza nuestro país. Critico a los malos ciudadanos de la clase media que celebran su guadalupana mexicanidad sólo cuando les conviene, mientras explotan a su servidumbre y a sus empleados. Es la gente que despedaza nuestro país. Critico a los malos ciudadanos de la clase media, los que lucran inventando universidades espurias donde deforman a sus propios hijos para convertirlos en malos padres, en patrones inmaduros, en acaparadores, en inversionistas voraces, en especuladores oportunistas, en funcionarios irresponsables e ineficientes, en políticos inmorales, en consumidores insensatos, en socios y cómplices de las empresas trasnacionales de narcóticos. Es la gente que despedaza nuestro país. Son ellos a quienes critico.

 
 
 
 

Escribe el primer comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *